Entradas

Café Racer

Norvin: motor Vincent en un chasis Norton

En las décadas de los años ’50 y ’60, los jóvenes trabajadores ingleses no siempre podían permitirse una motocicleta como los bólidos que corrían en las carreras legendarias, por ejemplo el Tourist Trophy. Eso no preocupaba mucho a los chavales con las chaquetas de cuero y los pelos de loco, los cuales estaban formando las bases de la cultura “hazlo tú mismo”. Así empezaron a tunear sus máquinas de dos ruedas, creando motos con una estética y prestaciones de auténtica racing, sin quitarle la posibilidad de circular por las calles y quedar con los amigos en una cafetería en las afueras de la cuidad, o retarse en carreras urbanas entre un bar y otro, de café en café, creando la moda de las Café Racer.

Leer más