Como los Mayores

 

En los comienzos de los años noventa, Aprilia lanzó al mercado una renovada gama de motos de 49cc, pensadas para cubrir los sueños de los chicos y chicas que cumplían los 14 años en esa década y que retorcían la nariz cuando veían pasar una scooter, eran: la deportiva RS 50, la todoterreno RX 50, y la custom Classic 50.

 

 

Aprilia RS 50

Para los amantes del moto mundial que se pasaban fin de semanas enteros pegados a la tele para admirar las proezas de sus pilotos favoritos y soñando con replicarlas, la mítica Aprilia RS 50 era para ellos, esta pequeña moto, con sus líneas y componentes de todo respecto, hacía que cualquier semáforo se transformara en una parrilla de salida y cada curva en un desafío.

La primera serie se fabricó a partir del 1992 y montaba un chasis en aluminio de doble viga, la suspensión trasera mono-brazo con el disco de freno y la corona de transmisión en el mismo lado, venía propulsada por el inmortal motor Minarelli AM, fiable y generoso en prestaciones. El carenado con las líneas más cuadradas en las primeras versiones, fue sometido a varios restilyng, queriendo replicar las líneas y libreas de los bólidos de carreras. En 1997 empezó la producción de la segunda versión, donde hubo cambios importantes también en el chasis y en la suspensión trasera que pasa del mono-brazo a un doble brazo más simple, la rueda delantera, en la primera versión de 16” se sustituye por una de 17” con un canal más ancho.

Hasta los primeros años 2000 la RS 50 arrasó con la competencia gracias también a su compromiso entre calidad-precio, aparte de las victorias en las carreras por parte de la casa de Noale.

Aprilia RX 50

Si eras un chico/a que en lugar de la velocidad y las curvas tomadas con la rodilla rozando el asfalto, te gustaba el barro y las excursiones campestres alejadas de la ciudad, tu opción era la Aprilia RX 50, una auténtica moto de enduro de 49cc. Las suspensiones de buen tamaño y altura, junto con el potente motor, permitían llegar a sitios cada vez más inaccesibles, y divertirte retando a los amigos a saltos cada vez más altos.

Fabricada a partir del 1992 como sustituta de la primera serie de los años anteriores, completamente renovada, se mantuvo en producción hasta al 2005 básicamente sin cambios, aparte de actualizaciones de menor importancia.

El chasis, en tubos de acero es de doble cuna y abraza el motor Minarelli AM, inicialmente de 3 marchas, pasan a 5 en el 1994 y a 6 en el ’96. La suspensión delantera contaba con horquillas invertidas de 35mm de diámetro y carrera de 250mm, mientras en el tren trasero actuaba un mono-amortiguador progresivo con pre-carga regulable. Un modelo exitoso desde su lanzamiento, que supo mantener el mercado por más de una década.

Aprilia Classic 50

Si por lo contrario lo tuyo eran las excursiones en carreteras y disfrutar de los paisajes rodando tranquilo y cómodo el modelo ideal era la Aprilia Classic 50, la estética de pura Custom era una joya para los espíritus rebeldes con chaqueta y pantalón de cuero negro.

La Classic 50 se empieza a fabricar en el 1991 como versión actualizada de la Red Rose 50, venía impulsada siempre por el mítico motor Minarelli AM, y tenía una estética que copiaba las motocicletas Custom de gran cilindrada más comunes de la época, en efecto era una “Shadow de 50cc”. Se mantuvo en línea de producción hasta el 2002 sin cambios relevantes, los detalles más peculiares eran, la llanta posterior “lenticular” y el asiento trasero que en realidad era un bolsillo portaobjetos ya que en la época no estaba permitido llevar pasajeros en las motos de 49cc.

 

Esta gama de pequeñas motos Made in Italy supo entrar en los deseos de los más jóvenes en una época donde aquellos monstruos automáticos de plástico llamados scooter, estaban invadiendo los aparcamientos de las escuelas e institutos. Las Aprilia Classic 50, RS 50 y RX 50 estaban hechas para suscitar emociones y para parecerse como “los mayores”, si eras amantes de las motos, tenías buenas notas y te portabas bien, lo más seguro que tarde o temprano, una sorpresa te esperara en el garaje de casa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *